Antes de adentrarnos en el tema sobre cómo puede afectar el Brexit a tu estrategia de trading, empezaremos por definir qué es el Brexit. Este término es la contracción de la expresión en inglés British (Gran Bretaña) y exit (salida), y es la palabra utilizada para referirse a la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

El Brexit y La Bolsa han establecido una extraña unión a lo largo del último año cuya seña más característica es la inestabilidad.

De esta manera, las inversiones mundiales se han visto afectadas de forma radical por la división de Gran Bretaña, aunque sí es cierto que cada mercado financiero ha seguido su propia evolución en este sentido.

Tal y como comentábamos anteriormente, la separación de Gran Bretaña de la Unión Europea ha traído consigo cierta inestabilidad a los mercados, pese a que algunos inversores han encontrado, en esta situación excepcional, un marco perfecto de compraventa. Dicha inestabilidad ha producido que los mercados bursátiles pierdan numerosos puntos desde la apertura tras el anuncio del Brexit.

Es por ello, que los traders más importantes han preferido vender sus títulos en masa por miedo a las consecuencias negativas de este Brexit en las finanzas de los países de la Unión Europea. El descenso del número de compradores y la oferta de títulos cada vez más importante ha creado una importante diferencia y una caída histórica de los precios.

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de dejarnos llevar por el pesimismo o la inseguridad, es que el Brexit es algo “simbólico” por el momento. Pues ahora comienza un periodo de transición y nuevas negociaciones que no acabarán hasta el 1 de enero del próximo año 2021.

Esto significa que la relación entre el Reino Unido y la UE seguirá funcionando sin grandes cambios para los inversores. Aunque, bien es cierto, que tanto la incertidumbre como la volatilidad siempre van a estar ahí, por lo que a la hora de analizar y revisar nuestras estrategias hay que evitar que el pánico o las prisas nos lleven a tomar decisiones inadecuadas o desmesuradas.

Estudios realizados con anterioridad concluían, en su inmensa mayoría, que la salida de la UE tendría efectos adversos sobre la economía británica, tanto en el corto como en el largo plazo. Por lo que es importante no mostrarse decisivo en lo que respecta a la caída de los mercados bursátiles. En efecto, la Unión Europea y la Zona Euro, de la cual el Reino Unido no formaba parte, siguen siendo zonas económicas consideradas como particularmente estables en comparación a otras grandes zonas de inversión.

No se debe excluir, por lo tanto, que los inversores internacionales próximamente se dirijan de nuevo hacia los grandes mercados bursátiles europeos, lo que provocaría una recuperación más o menos fuerte del conjunto de títulos correspondientes, especialmente porque el precio es hoy muy atractivo. La relación riesgo/rendimiento de las acciones europeas sigue siendo una de las mejores del mundo, lo que va a permitir que los mercados se recuperen.

En la actualidad, la situación sigue siendo incierta. Sin embargo, los incrementos y las caídas son más pronunciadas que antes de la división.  De hecho, han sido muchas las etapas en las que hemos podido ver oscilaciones de más de 50 puntos en un periodo no superior a 15 minutos. No obstante, los analistas más técnicos han seguido saliendo al mercado con medidas anexas de control de riesgo con excelentes resultados.

Deja un comentario

I accept the Terms and Conditions and the Privacy Policy